SEAT 600

7/09/2013

El emblemático ‘pelotilla’ de la marca española, aparecido en 1957, dejó de fabricarse hace cuatro décadas.

Hace 40 años, exactamente el 31 de julio de 1973, dejó de producirse el emblemático SEAT 600 en la factoría barcelonesa de Zona Franca. Sin duda, el popular pelotilla, lanzado en 1957, fue el Escarabajo español, el coche del pueblo que, a día de hoy, sigue en el subconsciente colectivo de quienes vivieron/vivimos una época que, con el paso del tiempo, ha quedado plasmada en una serie de televisión que va camino de convertirse en icónica: Cuéntame cómo pasó.

Cuatro décadas después, no son pocos los que consideran que un automóvil de 90 CV se les queda corto. Pues bien, el primer 600 contaba con un motor de 633 cc que entregaba 18/20 CV. Luego llegarían las versiones D, E y L-Especial, con una potencia que llegaría a ser de hasta 28 CV, gracias a un aumento de compresión, una velocidad máxima de 115 km/h y un consumo en carretera de 6,5 litros.

Lo que apenas se mantuvo inalterable fue la carrocería, salvo el cambio de orientación en la apertura de las puertas a partir de 1970. Por cierto, el 600 tenía una longitud de 3,30 metros y su interior podía alojar a cinco personas más bien apretadas, aunque en su época no era extraño ver cómo en el habitáculo viajaban adultos con niños en las rodillas, superando así el número de ocupantes reglamentario. Indudablemente, eran otros tiempos… En cuanto a la capacidad de carga, el pelotilla brindaba 68,5 litros, un volumen testimonial si lo comparamos con los 238 litros que ofrece el actual Mii.

Con sus virtudes y defectos, el SEAT 600 se convirtió en objeto de deseo de muchas familias españolas, que debían desembolsar unas 63.000 pesetas y esperar semanas o meses antes de que le entregasen su unidad.